Simplicidad, minimalismo y productividad

Richard Golian27 de agosto de 2023 English

Me llamo Richard Golian. En medio del ajetreo de la vida, he descubierto que necesito poco. Tiempo para mis pasiones personales y la alegría de estar con aquellos que valoran mi presencia tanto como yo valoro la suya.

Minimalismo

Los bienes de mi vida pueden parecer escasos para algunos: un número selecto de libros, prendas de vestir en colores neutros y gadgets tecnológicos esenciales. En cuanto a las comidas, prefiero la consistencia —casi todos los días el mismo desayuno y algunas rotaciones para el almuerzo.

En resumen, mi vida es simple.

Simplicidad

Frente a los problemas, siempre busco la ruta más directa. La simplicidad, según mi experiencia, suele dar los mejores frutos.

Comunicación clara

He observado que la gente suele usar demasiados términos técnicos, probablemente para sonar más expertos. Lo irónico es que a menudo ni siquiera entienden del todo estas palabras.

Para la mayoría de las discusiones, deberían predominar la sencillez y la claridad. Sin embargo, habiéndome sumergido en temas complejos como ciertas ramas de la filosofía y metodologías de investigación, reconozco que no siempre es posible simplificar las cosas. En esos casos, admitir que un tema no se puede resumir fácilmente está bien.

La simplicidad es mi guía profesional:

El núcleo de mi productividad

Para obtener buenos resultados, necesito concentrarme en una o dos tareas como máximo. Esta metodología no solo busca la eficiencia, sino que realmente comprende lo que mejor funciona para mí. Mi camino profesional se centra en mejorar indicadores de rendimiento específicos, destacando el crecimiento y la rentabilidad. Estas métricas claras son como una brújula, ayudándome a enfocar mis energías de manera efectiva y a planificar los pasos para alcanzar el objetivo fijado. Para mí es crucial tener una meta clara, no 20 tareas diferentes de distintos ámbitos.

Pero esto no surgió de la noche a la mañana. Hubo un tiempo, una etapa caótica, en la que mi vida era un torbellino continuo de obligaciones académicas y laborales que me dejaban agotado y descompuesto. Me sentía como si estuviera malabareando sin parar, sin un final claro a la vista. Aunque admiro a los que pueden hacer varias cosas a la vez sin problemas, pronto me di cuenta de que no era lo mío. En cambio, un enfoque más único y concentrado se ajusta mejor a mis habilidades, permitiéndome profundizar y obtener resultados. Este cambio de la multitarea caótica a la simplicidad ha sido mi clave para desbloquear una vida profesional más satisfactoria y efectiva.