Duda vs. Determinación: Encontrar el Equilibrio Adecuado

Richard Golian15 de octubre de 2023 English

¿Es mejor dudar o actuar con determinación?

Expreso mi respeto a los moderados y las mentes curiosas entre nosotros: aquellos que buscan incansablemente el entendimiento, ya sea en el ámbito de las interacciones humanas o en la búsqueda de desentrañar los misterios de la naturaleza. Admiro a pensadores como Cicerón y Erasmo, defensores de la moderación en una era de creencias emocionales. Prefiero escuchar a una persona moderada que tiende a dudar que a un fanático. Un fanático rara vez intenta comprender más profundamente; él cree.

Sin embargo, también debemos reconocer la importancia de aquellos que tienen creencias firmes y están decididos a actuar según ellas. De esta manera, pueden cambiar sus vidas y el mundo para mejor. Poseen el poder de influir (positivamente) en individuos y en multitudes enteras.

Un argumento por la duda

Esta parte es una continuación del post: Cómo me convertí en un niño otra vez. Allí describo cómo empecé a dudar de algunas cosas durante mis estudios universitarios.

Richard Golian
Universidad Carolina

Cuestionar ideas erróneas a través del escepticismo nos acerca más al verdadero conocimiento que cualquier otro método que haya encontrado hasta ahora. Por eso tengo en alta estima estos principios:

  • Ninguna teoría puede ser definitivamente confirmada; solo puede ser definitivamente refutada.

  • Debemos evaluar las teorías según las posibilidades que ofrecen para ser refutadas.

  • La información siempre se entiende dentro de un contexto; es una interpretación.

  • La rigidez en las creencias y convicciones, así como el dogma del relativismo, limitan el pensamiento.

  • Dudo, pero no relativizo.

Un argumento por la determinación

Sin embargo, un pensamiento rígido y un deseo insaciable de comprensión más profunda a veces pueden amortiguar el entusiasmo por la acción decisiva. Pueden erosionar la motivación. Lo veo en algunos que estudiaron conmigo y a veces en mí mismo.

En la vida cotidiana, la convicción unida a la determinación es un activo invaluable. No juzgo ninguna de las dos cosas; hay momentos en que la reflexión nos sirve bien y otros momentos en que se necesita una determinación inquebrantable.

Hoy, cuando tengo que elegir a aquellos con quienes actúo, elijo a los decididos.

Escucho atentamente a los moderados y reflexivos, pero actúo con aquellos con quienes compartimos un objetivo común y estamos decididos a lograrlo.